Viejas historias Irapuato: La Casa de la Cultura

La ciudad de Irapuato tiene en su acervo un importante patrimonio arquitectónico, con inmuebles catalogados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que le da un atractivo para los irapuatenses y los visitantes de otras latitudes.

Uno de estos edificios es el que actualmente alberga a la Casa de la Cultura, ubicada en la esquina de las calles Álvaro Obregón e Hidalgo, con una historia que atrae la curiosidad de propios y extraños.

Este inmueble se edificó a mediados del siglo XVIII, precisamente en el año 1765 en terrenos que formaron alguna vez parte del Convento de la Orden de los Franciscanos, hasta que fue adquirida por don Emeterio Padilla en 1860.

En ese año Don Jesús Covarrubias compra la casa a don Emeterio y para 1924 los hijos de aquel ofrecen en renta una esquina para la instalación de una botica.

Luego, el señor Emeterio Padilla ofrece a su vez en renta una sección de la casa para instalar una nevería, mientras que el licenciado e Historiador Pedro Martínez de la Rosa, recibe en renta otra sección para su Bufete Jurídico.

Posteriormente, cambia de giro ya que la Señora Blanca Cinco, alquila la esquina para poner una cantina, nombrada “El Pinin”.
Años después esa misma esquina la adquiere el señor Juan Chong, de origen chino, el cual duró más de treinta años con el Restaurante ‘El Selecto”.

Posteriormente pasó a la Familia Camarena misma que abrió una librería, durante dos años.

Siendo aún los mismos propietarios, la señora María Dolores Covarrubias vende el terreno a la Presidencia Municipal con el fin de convertirlo en Casa de la Cultura en 1986.

Fue en ese tiempo cuando se realizan las obras de rehabilitación del inmueble y se convierte en la actual Casa de la Cultura, la cual fue abierta el 18 de septiembre de 1987.

Este edificio cuenta con un estilo neoclásico y en su patio central destacan columnas de orden neo jónico.

Con información de Cultura Irapuato y Opinión Bajío